01 abril 2021

La nueva normalidad, los auditorios y anunciantes.

Los medios, su audiencia y su facturación ante una nueva normalidad en 2021.


El universo de los medios de comunicación -al inicio de 2021- se encuentra en un punto de inflexión muy significativo que afecta a la política, economía, tecnología y a la sociedad. Un estudio internacional reciente demuestra como durante 2019, un año antes de la pandemia por Covid-19 y del confinamiento para desacelerar el contagio, como la mezcla de medios y la facturación de los anunciantes fue afectada, éstos solían invertir el 79% de su compra de publicidad en medios ATL y el resto en internet, a cambio recibieron el 59% de métricas de marca.
Los auditorios buscan inmediatez y veracidad.
La confianza de los Planificadores de medios acerca de sus inversiones en medios ATL y sobre la mezcla de medios ideal mostró insatisfacción e inseguridad en un 44% en ese mismo año de 2019, pero la falta de seguridad creció a 51% durante el periodo 2020. El índice de rentabilidad relativa en los medios ATL ha tendido a la baja a lo largo de la pandemia por Covid-19, incluida la televisión aunque en menor proporción. En un estudio de GroupM la publicidad digital creció un 8.2% durante el año 2020.
Por esta razón, se les recomienda a los planificadores de medios equilibrar la inversión lo más posible para alcanzar el máximo de rentabilidad durante 2021, y evitar sobre cargar un medio que finalmente no te retornará en rentabilidad para sus marcas. Quizá la conclusión a la que se puede llegar después de evaluar los resultados de 2019 y de 2020 sea que un plan de medios rentable no coloca toda la carga en un canal. Un mayor equilibrio entre la inversión en Internet y los medios masivos con comisión ayudará a los anunciantes a obtener una mejor relación calidad-precio para sus campañas. El marketing conversacional a través de bloggers, influenciadores de redes sociales y las alianzas entre marcas afectaran positivamente en fúnel de las ventas en línea.
¿Cómo encontrar al consumidor a través de la publicidad?

Las proyecciones sobre el descenso de la publicidad por causa de la pandemia encendieron las alarmas, se llegó a estimar que la inversión publicitaria iba a caer entre un 15 a 20%. La realidad fue menos pesimista y menos dura, pues solamente se disminuyó en un
5.8% la facturación publicitaria.

Desde el final de la segunda guerra mundial no se había experimentado una economía tan negativamente afectada. Mercados laborales paralizados, disminución de la demanda de productos y servicios, reducción en el presupuesto de millones de familias. Las proyecciones no son optimistas pues no hay una fecha de salida. ¿Se puede hacer algo más en esta nueva realidad?

Alimenta la lealtad de tus clientes durante la crisis para que puedas recoger durante los tiempos buenos. Existe una oportunidad por poco tiempo para que los anunciantes mezclen sus marcas con ofertas que ayuden a los consumidores a administrar sus afectados ingresos. Observar los gastos y la presupuestación no solo deben estar en la agenda de los proveedores de servicios financieros. Los ciudadanos de a pie llevan mucho tiempo demandando ofertas más personalizadas: mejores planes médicos, mejores seguros de salud, campaña de ahorro de recursos, de energía, etc. Algunos medios han respondido responsablemente ante el confinamiento para favorecer a sus auditorios; algunas compañías de cable polacas han quitado la codificación de los canales infantiles premium durante la pandemia para ayudar a los padres con niños, Disney+ mantuvo una oferta especial de suscripción por el primer año en varios mercados. Y es que algunos se han dado cuenta que no sabemos hasta cuando volveremos a salir de casa y a eliminar las restricciones sociales para disminuir los altos niveles de contagios que parecen ya estar en tercera ola. La gran mayoría de los anunciantes han inclinado la balanza de su inversión a los canales de contenido que apuntan al consumo dentro de casa en lugar de aquella enfocada a salas de cine y exteriores, pues las personas confinadas a su hogar se vuelven a los servicios de videostreaming, a los podcasts, a las radios comunitarias, y a la televisión de paga, por ejemplo Italia reportó un 35% de aumento de sus niveles de audiencia. La pregunta es cómo reaccionaran los anunciantes dentro de este nuevo contexto, durante el presente año 2021. Lo que se espera a mediano plazo es que las marcas con mayor reconocimiento y valor de mercado sufran el mayor impacto negativo, mientras las marcas con menor posicionamiento no se verán tan afectadas por haberse ausentado unos meses de la pauta publicitaria.

Los actores de la publicidad, como los representa Torin Douglas en su triángulo publicitario; incluyen a los Mass Media, a las agencias de publicidad y a la empresa anunciante y sus oportunas decisiones ante los cambios. Todos hemos escuchado como "la pandemia" afectó a la industria del turismo; pero no a todas las empresas del sector de la misma forma y no en la misma magnitud. No ha sido lo mismo, ni igual para todas las líneas aéreas, ni para todos los hoteles. No ha sido el cambio en el mercado, ha sido la propia empresa y su gestión en medio de la crisis. Hay empresas que han aprendido a prosperar y a crecer en este escenario algo diferente.
¿Cómo lograr crecimiento en medio de esta nueva normalidad?


La generación del milenio junto a la generación Y han pasado al menos un año entero en confinamiento. ¿Qué cosas van a cambiar en sus costumbres y en sus emociones a largo plazo? La vacuna promete volver a llevarnos de regreso a nuestra vida normal al menos por algún tiempo; el que dure su cobertura, algo que ya experimenta la población de Israel, pero ¿Qué de aquellas sociedades con grandes poblaciones o donde las autoridades de salud son más políticas que técnicas? ¿Qué nuevos consumer insights vamos a descubrir para aplicar en nuestro mensaje? Habrá que hacer más investigación y con mayor frecuencia. Las encuestas de hace dos meses atrás no serán útiles hoy ante todos los cambios que estamos experimentando cada día en la salud, en la economía y en la sociedad.
En Honduras. Algunos cambios que ya están siendo observados entre nuestros consumidores, en principio, nuestro orden de prioridades antes del confinamiento estaba organizado así; calidad, precio y marca. Ahora el orden de nuestras prioridades para comprar es disponibilidad, precio y calidad. En un estudio reciente (2019-2020) se mostró que el consumo de internet entre los hondureños se ha mantenido sin cambios en 98% antes del confinamiento y durante lo más fuerte de éste en un rango que es de una hora a tres por día. Mientras el consumo de la televisión abierta retrocedió 8% de 98% a 86%, quedando en un poco arriba de tres horas por día. Por el contrario, la TV de paga (CATV) creció de 89% a 91% de consumo, con 3 horas diarias ante sus contenidos en promedio.
Los que se han llevado la peor parte son los periódicos locales en su versión dura, esta versión de papel cayó de un 77% a un 39%, mientras su hermana en versión digital subió en su consumo de un 34% en 2019, a un 68% en 2020. Las plataformas de películas vía videostreaming como YouTube, Netflix y otras, pasaron de un 21% a un 38%.

¿Cómo han cambiado nuestros hábitos de consumo de contenidos durante el periodo de 2019 a 2020? Según el estudio consultado la atención a los soportes exteriores -vallas- han disminuido, en vía pública y similares; las personas van por las calles muy enfocadas en realizar sus diligencias en el menor tiempo posible y regresar a casa a la brevedad. Los periódicos de papel son los que se llevan la peor parte durante el último periodo con una disminución del 50%, la radio local ha sufrido una baja considerable; al parecer su mayor fortaleza está en el consumo dentro de los vehículos de transporte, pero no así durante se está en casa. La TV abierta de contenido generalista ha ganado audiencias en sus horarios de informativos locales. Los segmentos del auditorio por género; entre hombres y mujeres, no muestran mayores diferencias significativas en sus hábitos de consumo.

Sigue siendo un tiempo de grandes retos, de mucha innovación, un tiempo de incertidumbre. La nueva normalidad nos está llevando a pensar y a repensar desde afuera de la caja. Los modelos de negocio que hace dos años eran exitosos, ya no lo son tanto. ¿Cómo ayudar al consumidor final para ganar su atención y su favor? ¿En base a sus temores, necesidades, como encontrar en nuestro camino al consumidor, cómo darle mayor valor a los viejos contenidos de hace 50 años para atraer la atención?

Qué estés bien,


No hay comentarios: