20 enero 2021

Desde el VHS hasta Netflix, la historia.

Reed Hasting cofundador de Netflix.

Basta al menos una conexión simétrica de 0.5 Megabits por segundo de velocidad de internet y listo. Seguro has pasado muchas horas de este confinamiento forzado o voluntario, mirando películas y series de televisión a través de algún servicio de películas desde tu conexión al Internet en alguno de tus dispositivos; Smart TV o en tu
tablet. Muy probablemente has utilizado una cuenta propia o bien una compartida del servicio de video streaming de Netflix. Eso mismo le pasó a otros y llevó a casi 193 millones de usuarios -durante el pasado 2020- al rededor del mundo a disfrutar de un amplio catálogo de películas propias y de otras productoras de audiovisuales regionales, tienen más de 55 mil títulos disponibles. El valor en la bolsa de Netflix llegó a superar los 187 mil millones de dólares en los últimos meses, un poco por arriba del valor de Disney, y la demanda diaria de su servicio consume cerca del 15% del ancho de banda del internet en todo el mundo.

Curiosamente la tecnología que lo hace posible tuvo un origen analógico, la palabra streaming surge en los años 1920 a través del desarrollo de George Owen Squier y su empresa Muzak, ésta desarrolló una plataforma de música para negocios a través de la red de líneas de energía eléctrica, en los días en que todavía no existian las computadoras digitales tal y como las conocemos hoy. En idioma español se le podría nombrar emisión en continuotransmisión por secuencias, lectura en continuo, difusión en continuo, o descarga continuaFue en 1995 que la empresa Real Networks transmitió por primera vez en streaming un juego de béisbol de los playoffs, ese mismo año en Seattle se realizó la transmisión de un concierto de la sinfónica en el Paramount Theater. Las estaciones de radio de la década de los noventas utilizaron el streaming vía internet. En el año de 1997 la banda Severe Tire Damage hizo una marca en la historia al emitir su concierto en directo por 90 minutos para todo el mundo desde Palo Alto, California exactamente desde el Xerox PARC vía Internet. 
La simpática anécdota del origen de Netflix nos cuenta que inicia cuando Reed Hasting nativo de Boston alquiló en 1995 el cassette de VHS con la película Apolo 13 en la conocida cadena de videoclubs Blockbuster y al devolverla con algunos días de retraso, tuvo que hacerse cargo de 40 dólares de penalización por entregar tarde el cassette lo que le causó mucha molestia a su esposa. Pero el león no es como lo pintan.

Los fundadores de Netflix vieron el potencial que guardaba el DVD en 1997, pequeño, ligero, y que podía ser enviado fácilmente a través del servicio de correo. El servicio original de Netflix le permitía además al consumidor devolver vía correo el DVD dentro del costo de su suscripción, la tienda estaría en internet (una tienda en cada casa) y 6 meses (27 de agosto del año 1997) después era toda una realidad, solamente en el primer día en internet lograron alcanzar los primeros 100 suscripciones. Pactaron con Toshiba y Sony una suscripción gratuita a cada nuevo comprador de un reproductor de DVD, así el naciente soporte del DVD contaría con suficiente contenido para llevar hasta cada hogar. También eliminó los cargos por retardo y logró crear un catálogo propio a partir de series como House of cards a un costo de 60 millones de dólares. En la actualidad están en el negocio de proveer el mejor contenido audiovisual producido de manera regional. Así los públicos podrán desarrollar un mayor nivel de empatía e identificación con las películas y series.
Al original servicio de envío de DVDs vía correo hasta la casa, se le agregó el catálogo básico de películas en línea sin límite para el suscriptor, para esos años las películas no se miraban en la computadora como lo hacemos hoy, solamente en la pantalla de nuestro televisor. Así surgió la segunda pantalla para ver películas en casa a través de internet sin necesidad de descargar el archivo antes de su reproducción en la computadora, o las consolas de videojuegos y otros dispositivos con pantalla. El catálogo en línea de Netflix se fue mejorando con el ingreso de los catálogos de las productoras audiovisuales Disney, y Sony con 11 mil nuevos títulos. En el año 2001 el DVD player se hace muy accesible para el resto de hogares y Netflix ya está lista para tomar el mercado. Su salida a bolsa le dio otro impulso a sus finanzas. Ahora los consumidores de películas en casa podían disfrutar de películas sin límite, sin someterse a la espera de que llegará el DVD a su casa vía correo.
Único vídeo club en pie de la cadena, hoy sigue funcionando en medio de la pandemia.
En 2015 la mayor cadena de renta de VHS cerró y solamente quedó en pie una tienda en Oregón.

El streaming es un tipo de tecnología multimedia que envía contenidos de vídeo y audio hasta nuestro dispositivo conectado a Internet. Esto les permite a nuestros smartphones, tablets o smart TV acceder a contenidos (series de televisión, películas, música, podcast) en cualquier momento que lo desee (Video On Demand), en una "compu" o un teléfono, sin someterse a los horarios de emisión programados por el proveedor. Streaming es un término que hace referencia al hecho de escuchar música o ver vídeos sin la necesidad de descargarlos completos antes del momento en que los escuches o veas. Así es como trabaja el servicio de Netflix, que nos brinda películas y series de televisión usando streaming en Internet.
Marc Randolph, cofundador de Netflix.

¿Pero, cuando nació Netflix?
Netflix Inc. fue desarrollada en el occidental estado de California, (Estados Unidos de América) un 29 de agosto del año de 1997, por sus dos socios cofundadores Reed Hastings y Marc Randolph. Desde luego, la revolución Netflix (Net internet, y flix pelís) ha ido en claro crecimiento a lo largo de los años, pero es hasta el año de 2015 cuando comienza su expansión a nivel internacional. En la actualidad Netflix cuenta con millones de suscriptores en más de 50 países al alrededor del mundo entero y cerca de 100 millones de horas de contenidos en streaming todos los días, Netflix se ha convertido en el líder mundial del entretenimiento online. Como cualquier otro imperio mediático, tiene algunas historias propias que bien valen el esfuerzo de contarlas.

Los servicios de Video On Demand (VOD) han encontrado en el escenario de la nueva normalidad del Covid- 19 su mejor momento para crecer de forma ininterrumpida con nuevos consumidores gracias al confinamiento en casa. Salvo en algunas excepciones. Así podemos encontrar una oferta que incluye varias opciones además del gigante Netflix. Entre los servicios de video streaming disponibles podemos mencionar a Disney+, Netflix, HBO, Prime Video, Movistar+ Lite, Filmin, Apple TV entre otros más. Algunos han llamado a este periodo de desarrollo de las plataformas del video streaming la guerra de las transmisiones. Actualmente la calidad del vídeo que cada uno de estos servicios de VOD entrega al consumidor final varia según el plan y el proveedor desde una imagen con calidad mínima de vídeo FullHD, hasta una imagen calidad máxima de 4K HDR. Cada cuenta puede prestar servicio simultaneo a un mínimo de dos pantallas, y hasta un máximo de 4 usuarios por cuenta.

A pesar que la emisión de música ya no se trata de un bien público que se puede reproducir libremente, las plataformas de transmisión como Spotify, Apple  music, Soundcloud, Amazon music, han cambiado la transmisión de música a un club. Si bien algunas plataformas, sobre todo Spotify, brindan a los clientes acceso a un servicio freemium que permite el uso de funciones limitadas para la exposición a anuncios, la mayoría de las empresas operan con un modelo de suscripción premium.
Ahora mismo se encuentra en desarrollo un códec llamado H.266 o HEVC (high efficiency video coding) con el cual se podrá transmitir la misma calidad de vídeo actual, pero consumiendo 50% menos de ancho de banda, lo cual significa que se podrán enviar vídeos desde 1080 pixeles, a 8K y podrán ser observados con conexiones domésticas vía internet y sin temor a los cortes.

¿Qué cambios vendrán a afectar la oferta de servicios de contenidos audio visuales y productos culturales en vídeo? ¿Qué nuevas oportunidades se abren para emprender ante este nuevo escenario de la emisión de vídeo?

Qué estés bien,


No hay comentarios: