13 agosto 2021

Pinus Oocarpa, árbol nacional de Honduras.


El pinus Oocarpa, fue elegido por la administración del entonces presidente Dr. Miguel Paz Barahona como el árbol nacional de Honduras y símbolo oficial. Paz Barahona nativo de Pinalejo, Santa Bárbara. Egresado universitario de medicina y cirugía de la Universidad de San Carlos en Guatemala, en 1891 contrajo nupcias con Mariana Leiva Castro. Este había asumido la Presidencia del poder ejecutivo el 1 de febrero de 1925. Quien durante su administración se encargó de garantizar el regreso de los exiliados políticos al territorio nacional y a cancelar la deuda con Inglaterra (Contrato Alcerro King). Favoreció la concesión de lotes de familia al sector campesino. Impulsó la educación pública, para la que hizo uso de cárceles y cuarteles.

A través del acuerdo No. 429 emitido el 14 de mayo de 1928 que resolvió declarar al pino,  Árbol Nacional de Honduras. Su selección como representante de la flora nacional esta basada en el hecho de la abundancia de pinos en los bosques hondureños. También en la misma fecha, se aprobó el reglamento para facilitar su cuidado, y a su vez,  incentivar la reforestación por parte de los estudiantes y docentes de escuelas primarias, colegios de secundaria así como la población en general. A través de los años la especie Pinus Oocarpa  o comúnmente llamada Ocote se le ha dado preferencia por ser la especie de pino más abundante en el territorio nacional. La especie de Pinus Oocarpa es también conocido como Pino de Ocote o Pinabete y es oriundo del continente americano, se extiende desde México hasta el Noreste de Nicaragua, siendo una de las especies más abundantes en los bosques de Nicaragua, El Salvador y Honduras. En nuestro territorio continental se le puede encontrar con facilidad en la zona occidental, zona centro y zona oriental.
Árbol nacional de Honduras, pinus Oocarpa.
En fechas anteriores la celebración del árbol nacional se celebró el 15 de mayo, pero mediante una disposición de la Secretaria de Educación fue trasladado al 30 de mayo, con el fin de poner en contacto a los escolares con la naturaleza, para que se reflexione acerca de los múltiples bienes que esta nos proporciona. Así se dispone en el “Calendario Cívico Escolar, Secretaria de Educación Pública de Honduras, marzo de 1980″.

El 30 de mayo se celebra el día del Árbol Nacional en Honduras. Esta fecha, se ha convertido en una fiesta cívica de parte de los estudiantes de escuelas primarias y secundarias, organizaciones ambientales y los hondureños que aman la floresta de nuestro territorio.
El Pinus Oocarpa alcanza un tamaño que bien puede estar en el rango de 15 a 25 metros de altura, con el tronco grueso y la corteza gris o café-rojiza. Las hojas son de color verde olivo o verde pasto, y miden de 12 a 30 centímetros de largo. Tiene conos solitarios o en grupos de dos que se abren al madurar y son café amarillento con brillo o café rojizo. Su expectativa de vida suele estar entre los 3 hasta los 17 años. Su distribución natural se encuentra entre los 13° y 29° latitud Norte, abarcando un rango geográfico de más de 3 mil kilómetros; altitudinalmente ocurre entre los 350 y 2,500 metros sobre el nivel del mar. La especie alcanza su mejor desarrollo en el este de Guatemala, toda Honduras y norte de Nicaragua, en áreas localizadas entre los 1,200 y 1,800 metros sobre el nivel del mar, en suelos profundos, y con una precipitación promedia anual superior a los 1,200 milímetros.
Territorio del pinus oocarpa, nativo del continente americano.

El 
Pino Oocarpa es también conocido por sus sinónimos Pinus oocarpa var. manzanoi Martínez, Pinus oocarpa var. oocarpoides (Lindl. Ex Loudon) Endl., Pinus oocarpoides Lindl. Ex Loudon y Pinus tecunumani F. Schwerdtf. La palabra oocarpa proviene de la etimología latina que significa con fruto como un huevo. Sobre su taxonomía sabemos que se redactó como Pinus oocarpa, fue descrita por  Schiede ex Schltdl  y publicado en Ein Journal für die Botanik in ihrem ganzen Umfange 12, paginas 491–492 del año de 1838. En idioma inglés se le llama mexican yellow pine.
Se trata de una especie siempre verde, monoica, de porte variable, usualmente de 18-30 metros de altura, excepcionalmente hasta 45 metros. Fuste de forma variable según la procedencia, de 40-80 centímetros de diámetro o más, en variedades como la ochoterenai (P. tecunumanii) usualmente recto y cilíndrico, y en ocasiones de hasta 100 centímetros. Corteza agrietada, de 5 a 10 centímetros de grueso, oscura o grisácea, con placas delgadas, largas y casi rectangulares, las capas interiores de color amarillento, en la parte superior del fuste con frecuencia escamosa. Copa por lo general irregular; ramas finas y extendidas, relativamente ralas; ramillas marrón, inicialmente ásperas, después escamosas; la aspereza desaparece debido a la caducidad de las bases de las brácteas, las cuales, sin embargo, en algunos ejemplares persisten por algún tiempo.
Sobre su hoja vale destacar que son acículas, hay 5 por fascículo, en ocasiones 3 ó 4, rara vez 6, de 14-30 centímetros de largo, más comúnmente de 22-25 cm, y hasta 1,5 milímetros de espesor, agrupadas al final de las ramas, ampliamente triangulares, verde claras, brillantes, rígidas y ásperas, rara vez suaves y flexibles; bordes finamente aserrados; haces vasculares 2, contiguos o casi; canales resiníferos 3 a 8, septales (tocan al endodermo y al hipodermo), a veces con algunos internos o medios, generalmente en número de 5-6; células del endodermo grandes, a veces de sección casi circular, y de paredes delgadas; hipodermo delgado, uniforme, sin entrantes en el clorénquima, raras veces con entrantes profundas. Vainas persistentes, marrón oscuras, de 15-30 milímetros y con escamas acuminadas. Yemas ovoide-cónicas u oblongas, castaño brillantes. Conillos (estróbilos masculinos) subterminales, subglobosos, algo ensanchados en la parte media, sobre pedúnculos escamosos de ca. 3 cm de largo, comúnmente solitarios; escamas anchas, casi triangulares, con pequeñas puntas gruesas y casi romas. Conos (estróbilos femeninos) ampliamente ovoides u ovoide-cónicos, cortamente atenuados, a veces casi globulosos, fuertes y pesados, algo reflexos y en ocasiones ligeramente oblicuos, pendulosos, de 5,5-10 cm. de largo o más, y de 5-8 centímetros de diámetro, de color ocre o café oscuro con tinte algo verdoso, lustrosos, solitarios, pareados, o en grupos de 3, persistentes, sobre pedúnculos débiles de 2-3 cm, a veces algo resinosos cerca de la base, y al caer llevan consigo el pedúnculo; el cono abierto suele medir hasta 10 cm. de diámetro y presenta la forma de una roseta regular y simétrica; escamas gruesas, leñosas, pardo oscuras interiormente y abajo del umbo, aplastadas, con las huellas de las alas destacando claramente; algo ensanchadas en su parte media, de forma casi lirada; ápice recto, anguloso o algo redondeado; umbo de contorno irregular pero uniforme, con quilla transversal baja y bien marcada, y algunas costillas convergentes; apófisis aplastada en las escamas próxima al ápice, poco levantada en la región media y prominente, irregularmente subcónica y aún algo reflexa en las escamas basales; cúspide con finísima espina extendida y prontamente caediza. Posee semilla pequeña, alargada y de color café oscuro, de 4-7 mm, con una ala articulada de 10-15 mm engrosada en la base; poseen de 5 a 7 cotiledones. Vale -también- destacar que esta especie ha sido introducida al continente africano y a Australia.

Himno al Pino. El himno data de principios del siglo 20, muy probablemente del año de 1929, aproximadamente un año después del decreto nacional institucionalizando el pino como el árbol nacional. La letra del himno al pino fue redactada por el poeta hondureño Luis Andrés Zúñiga(1878-1965) y la música fue compuesta por el compositor hondureño Rafael Coello Ramos(1877-1967). No se debe confundir con el Himno al árbol de Froylan Turcios.

"Himno al pino"

CORO
Viva el pino por siempre en la tierra
que benigna la vida nos dio
y por siempre se muestra imponente
a los besos radiantes del sol.

Viva el pino color de esmeralda
con su suave y melifluo rumor
que después de arrullar nuestra cuna
con amor nuestra infancia arrulló.

SOLO
Es bendita la sombra insegura
que en las ásperas sendas regó,
y es bendito su tronco que abrigo
compasivo brindó al viajador

Su madera olorosa es bendita
como es suelo que diole calor
pues palacios y chozas y templos
con sus fibras el hombre formó.

Nuestra tierra su vida y la nuestra
paralelas y aun tiempo creó,
nuestro hogar su existencia recuerda
y en los campos nos llena de olor.

Su madera su estufa alimenta
crepitando en un trémulo sol,
y entre tablas de pino es que llevan
nuestro cuerpo ya muerto al panteón.

Qué estés bien.










Disfruta también de nuestra publicación sobre El himno nacional de Honduras, la flor nacional de Honduras.

No hay comentarios: