01 marzo 2020

El paisaje, consejos para fotógrafos.

Otra vez me han dado ganas de visitar París, la ciudad luz. No que ya lo haya hecho, pero sigue estando en mi lista de deseos, solo que nuevamente me dieron ganas de ir a tomar fotos por allí.
¿Cuantas veces has deseado salir -cámara en mano- a un lugar de tu agrado para recoger algunas postales hechas por ti mismo a una localización que te resulta atractiva y deseable. No la podrás conquistar ni poseer, pero la podrás llevar para siempre entre tus recuerdos gracias a unas buenas fotografías de paisaje. Si deseas desarrollar esta habilidad descubrirás que debes ser paciente, y ser un buen observador; ver lo que los demás no vieron al pasar por allí. Muchas increíbles imágenes son el resultado de regresar a una ubicación una y otra vez hasta que tenga las mejores condiciones posibles. Mientras observamos un paisaje con nuestros propios ojos -los ojos y el cerebro-poseen la capacidad de ignorar todo, excepto los detalles más atractivos. Las lentes y los sensores digitales no pueden hacer ésto por sí mismos. Ellos necesitan un poco de nuestra ayuda.
Paciencia y observación
La fotografía de paisajes consiste en la representación de un gran espacio natural o de una parte específica de un país. Nos muestra espacios dentro del mundo, a veces vastos e interminables, pero otras veces lugares microscópicos. Las fotografías de paisajes generalmente capturan la presencia de la naturaleza, pero también pueden enfocarse en características hechas por el hombre o alteraciones de los paisajes.
A unos pocos meses de su lanzamiento público, la fotografía, el óptico fracés  Nöel Lerebuors organizó y envió a un equipo de fotógrafos por todo el mundo a fin de captar imágenes y construir la colección de 114 paisajes de Excursiones daguerrianas(Excursions Daguerriennes, représentant les vues et les monuments les plus remarquables du globe). La primera imagen hecha como un daguerrotipo era un paisaje rural que se llamó "Vista desde la ventana de Gras" elaborada por Nicéphore Niepce en 1826.
Vista desde la ventana de Gras
De manera que hoy vamos a platicar de un tema, que en sí mismo, es una constante que inspira a muchos, y al que casi nadie puede resistirse. Hay varios tipos de fotografía paisajista. Vamos a distinguir algunos tipos de ésta, y debemos empezar por uno de los mayores representantes del paisaje.
Paisaje romántico: Es probablemente el estilo más practicado. Se basa en fotografías en las que se suele introducir una cierta cantidad de difuminado y una iluminación posterior. También es muy habitual la utilización de un ISO alto, y un enfoque poco profundo. Uno de los principales fotógrafos de este estilo fue Ansel Easton Adams (1902-1984), con una amplia obra y grandes aportes técnicos a este tipo de registro fotográfico. Fundó la asociación fotográfica Grupo f/64 junto con otros maestros entre ellos Edward Weston, Willard Van Dyke, Imogen Cunningham, y creó el sistema de zonas.
Paisaje descriptivo: No tiene tantos elementos concretos como el estilo romántico. Lo que más destaca de este tipo de fotografía de paisajes es una cuidada composición y una atención extrema al detalle. Se caracteriza por no incluir ningún tipo de manipulación de forma que se registre la realidad de la forma más fiel posible. Pertenece al campo de la fotografía sin ningún tipo de artificio (Directa), en el que destaca la labor de Edward Weston (1886-1958). Weston acudía a las bases de la Fotografía Directa. Los fotógrafos que siguieron esta nueva tendencia capturaban imágenes en exteriores con breves tiempos de exposición. Además permitían que sus modelos posasen por sí mismos, a diferencia de las forzadas posturas de la fotografía pictorialista. En estas fotografías no había intervenciones en el laboratorio, revelado, ni a nivel compositivo. Siempre debía visualizarse previamente el resultado final, se suma a f/64 comienza a trabajar también con una serie de técnicas que eran obligatorias para todos sus integrantes. Se formuló una estética de fotografía nítida enfocada en cada detalle impreso por contacto en papel brillante, blanco y negro, para finalmente ser montada en una superficie blanca. La fotografía debía de ser exclusivamente de la realidad y no debía estar manipulada de ninguna manera. En sus fotografías, los artistas de f/64 buscaban amplia profundidad de campo y realismo, además prestaban especial atención al control de las zonas.
Estilo gráfico/abstracto: Se trata de un estilo en el que se intenta reducir el paisaje a algo simple, llegando incluso en ocasiones al minimalismo. Consiste en extraer la esencia gráfica de una escena de la mejor forma posible. Se precisa de cierta pericia visual para conseguir buenas fotografías de paisajes gráfico/abstractas.
Paisaje ambiental: Surge como método de protesta contra la degradación del medio ambiente a causa de la contaminación. Esta se basa principalmente por los aportes de las sociedades Sierra Club y Audubon Society, en cuyas publicaciones encontramos fotografías de paisajes de una gran belleza, que se utilizan para hacer pensar sobre la posibilidad de que algo así se pierda. Existe una variante, en la que se muestran paisajes desolados, destruidos a causa de la contaminación o de la acción humana. Uno de los máximos exponentes ha sido Robert Adams (1937-). Una de sus series más conocidas aparecen publicadas en el año de 1974 con el título The New West: Landscapes along the Colorado Front Rage (El nuevo Oeste: Paisajes a lo largo del Colorado Front Rage).
Paisaje controlado: Los paisajes urbanos normalmente se fotografían iluminados por fuentes de luz natural. En este tipo de paisaje, se suelen fotografiar con fuentes de luz artificiales por lo que frecuentemente se realizan las tomas de noche.
Otros especialistas en paisajes, hablan de subtemas dentro de la fotografía paisajista; montaña, mar, zonas áridas, zonas de tierra húmeda, estaciones del año, día soleado, día nublado, día lluvioso, amanecer, atardecer, nocturno, etc. Algunas cosas que hay que tener en mente siempre, como las reglas de composición visual que organizarán la historia que estás a punto de narrar. La ley de los tercios, la zona áurea, la simetría, la curva de la belleza, entre otras. Cuida la profundidad de campo, la nitidez de la imagen y el sweet spot.
Crepúsculos. La calidad de la luz del sol tendrá variaciones a los largo del día, el tono dominante de la luz va a variar en la medida que avanza el día. La luz del final de la madrugada, esa luz -que temerosa surge- antes que veamos el sol sobre el horizonte lo llamamos el crepúsculo náutico, y seguido de ésta viene la hora azul, en nuestra zona del mundo tiene una duración de cerca de 8 minutos, y es seguida de la hora dorada que dura cerca de 40 minutos, incluido el amanecer, esto no es constante, va a variar todo el año. Por las tardes, cuando ya se acerca la noche volveremos a experimentar una nueva hora dorada antes que el sol se oculte bajo el horizonte, y dura cerca de 30 minutos incluido el atardecer. Mientras la hora azul del atardecer viene a tener una duración de menos de 10 minutos. La hora azul posee una dominante de tono frió, mientras la hora dorada tiene una dominante de tono cálido. Prueba -colocando el balance de blancos WB en 5500K- así las dominantes van a sobresalir, dramatizando los tonos buscados. Si lo que gustas es de la precisión al máximo te comparto un listado más completo, en base a la inclinación del sol con respecto al horizonte:

Durante el amanecer civil tenemos:
Amanecer (de -18º a 0º)
Amanecer astronómico (de -18º a -12º)
Amanecer náutico (de -12º a -6º)
Amanecer civil (de -6º a 0º)

Durante el amanecer civil tenemos:
Hora azul (de -6º a -4º)
Hora dorada (de -4º a 6º)
Día (por encima de 6º)
Anochecer (de 0º a -18º)
Anochecer civil (de 0º a -6º)

Durante el anochecer civil tenemos:
Hora dorada (de 6º a -4º)
Hora azul (de -4º a -6º)
Anochecer náutico (de -6º a -12º)
Anochecer astronómico (de -12º a -18º)
Noche (por debajo de -18º)

Scouting: Selecciona un día, una hora y comprueba "el tiempo" con alguna aplicación de tu teléfono, para tomar tus fotografías. Usa el GPS (Google maps) para guardar la localización de tus sitios favoritos. Resulta muy común que vayas caminando por algún lugar y descubras paisajes maravillosos para fotografiar, pero justo ese día no llevas contigo el equipo fotográfico. No pasa nada. El GPS será una herramienta muy valiosa, a partir de ahora.
Durante las mañanas tenemos -generalmente- presión atmosférica alta, ésto favorece el hecho de que no haya nubes ni lluvia. Después de que el sol calienta la atmósfera, tendremos algo de baja presión, y podrán llegar nubes y también caer lluvia. Selecciona bien el mejor horario para tus fotos. En las mañana el sol iluminará tu paisaje de este a oeste, y por las tardes de oeste a este. Al mediodía el sol estará sobre tu cabeza y caerá perpendicularmente.



El equipo fotográfico: Cámara, trípode, filtros degradados o de densidad neutral, mochila (sin logotipos de marcas de fotografía, por seguridad) son algunas de las cosas básicas. Un día antes de tu salida recarga la batería de la cámara para tenerla llena de energía. Recordad que las fotografías de larga exposición y, más aún, cuando son nocturnas consumen mucho la batería, trípode liviano y portable.

Otros: Una gorra, calzado para exterior, cuerda, navaja, encendedor, lámpara de mano.

Para que el cielo muestre suficiente luminosidad y variaciones de tonos, utiliza una sensibilidad de ISO 400, o si su cámara es Full Frame de gama alta pruebe con ISO:1200 evitando captar ruido digital.

El tipo de archivo que mejor viene en estos proyectos es el archivo crudo o archivo RAW.


Debes tener siempre algún propósito en mente, sin importar que este cambie ante una increíble oportunidad no esperada. Toda buena foto debe tener un centro de interés. Selecciona uno dentro de tu paisaje. Puede ser la cumbre de una montaña, una roca, un árbol, una silueta, algo que ayuda a narrar una historia. En las fotos de paisajes, el fondo sí importa, y mucho. Observa sobre tu cabeza -analiza el cielo- es otro de los puntos de interés a considerar a la hora de organizar la composición visual de nuestra próxima foto.


Las líneas -y sus significados- son un recurso compositivo que nos permite guiar la mirada del observador de la foto, marcando el recorrido que deben hacer para ver la imagen. Gracias a las líneas diagonales que se reúnen en un mismo punto podemos dar a la imagen la sensación de profundidad y destacar la escala, el tamaño, y hasta ser el centro de interés de la fotografía.


La línea del horizonte. Aunque el paisaje parezca algo estático, es muy importante saber leer y capturar su movimiento que se pueda producir a nuestro alrededor puede añadir a la imagen sentimiento o drama, y crear en sí mismo un centro de interés.
El sujeto del paisaje bien pudiera ser el agua con movimiento, el bosque, las llanuras y praderas, desiertos, las costas y playas, y las montañas o cordilleras.
El centro de interés. Bien puede ser un tronco de árbol ligeramente diferente, un camino sinuoso o un toque de color en un árbol frutal, sea lo que sea, organiza la composición de tal manera que conduzcas al espectador hasta allí. Busca rayos de luz que penetren entre las hojas y ramas o un punto en el suelo del bosque directamente iluminado por el sol. Observa cuidadosamente los reflejos en el agua. Puedes aprovechar algunos reflejos para mejorar la imagen; los colores de las hojas de otoño reflejadas, verifica que no sean un distractor. Es posible que tengas que moverse un poco para incluirlos o eliminarlos, o regresar cuando el sol esté en otra posición. Usa filtro polarizador para eliminar parte de la reflexión y aumentar el contraste; gíralo hasta que tenga el efecto que desea. Al igual que cada bosque, cada llanura tiene su propia personalidad, así que busca hasta encontrar un ángulo y una composición que lo reflejen. Mientras observas, medita en ésto ¿Cuál es la característica más importante de este lugar en particular? Piensa en el cielo ¿Quieres mucho o un poco cielo? Un cielo azul claro podría reflejar mejor el carácter de una llanura, una tormenta de cerveza otra. Si el cielo es muy importante, coloca el horizonte a lo largo de la tercera división inferior del marco. Si no es así, colócalo a lo largo del tercio superior. Una vez que hayas pensado en ese personaje de la orilla, busca elementos que pueda usar para reforzar la sensación que busca. Las palmeras son un buen marco para una playa tropical; un chorro de agua que se dispara sobre las rocas agrega drama a una accidentada escena costera. Como en el desierto, ten cuidado con la arena. Si hace viento, asegúrese de proteger su cámara y lentes de la arena que sopla. No abra la cámara a menos que se encuentre en un área bien protegida. ¿Son las montañas que estoy fotografiando rugosas o gastadas, amenazadoras o encantadoras? ¿Qué sentimiento percibes de éstas? Busca elementos que refuercen su sentimiento y lo transmitan al espectador. ¿Qué composición, ángulo, luz y clima parecen más apropiados? Busca también los detalles reveladores que reflejan el espíritu de las montañas. Sigue esforzándote, quizá en poco tiempo veamos tus fotografías como portada de alguna prestigiosa revista de geografía o biología.

Te deseo éxitos en tu próximo viaje o foto tour.

Qué estés bien,









El autor de este post es publicitario, creativo y productor audiovisual y ha incursionado exitosamente como docente universitario para el Instituto de Mercadotecnia y Publicidad de México, así como en la UNITEC en Honduras desde hace más de veinte años. Es asesor publicitario independiente, redactor de artículos sobre publicidad, conferencista y blogger. Síguenos en Facebook.

No hay comentarios: