18 abril 2020

Las nuevas alarmas del cambio.


Auditorio sediento de noticias.
Los cambios deben abonar para nuestro bienestar, los cambios son para bien, son para mejorar.
Cada vez que esté bajo nuestro control, el realizar cambios, los debemos hacer para mejorar el estado actual o anterior, el cambio sirve dar un salto a un escenario positivo, uno que está más alto.
El cambio es la única cosa segura y constante, todo el tiempo nos enfrentamos a constantes cambios de todo tipo. El cambio provoca que nos mantengamos en alerta, atentos, expectantes, nos mantiene al pendiente, vivos, abusados, buzos, chivas, pilas, etc.
El mayor agente de cambio se llama la muerte. Todos le tememos, sentimos feo al nomás pensar en ella. Es un paso a lo desconocido, y eso nos aterra. Además, la muerte, está asociada a la sorpresa, y la incertidumbre. Un día llegará de pronto y no vamos a estar preparados. Llegará sin avisar, ni pedir permiso, solamente se deja ir, y terminó. La muerte le abre el paso y espacio a la novedad, a lo nuevo, a la siguiente generación de humanos.
Lo único que hay seguro después del momento de nuestro nacimiento es la certeza de que vamos a morir. Un buen día moriremos, y volveremos a la tierra, de donde fuimos formados. Al menos el empaque, el cuerpo.
Estructura del nuevo coronavirus.
En el último trimestre del año 2019, en Asia dio inicio una enfermedad desconocida, una neumonía atípica; nuestras defensas, hablo de nuestro sistema inmunológico, y también de nuestros conocimientos no la reconocen, y como no sabemos nada, tampoco sabemos como atacarla para defendernos de manera eficiente.
Mapa de Wuhan, en Hubei, China. 
Así que por ahora -COVID-19- tiene la ventaja a su favor. Pero, eso cambiará cuando tengamos el conocimiento suficiente para evitar la infección solamente a través de nuestro sistema inumonológico, y para ofrecer un tratamiento eficaz para sanar a los ya infectados con el nuevo coronavirus. Lo de la vacuna, pudiera ser un escenario a futuro entre 18 a 24 meses más adelante, como mínimo. 
Esta vez se trata de una mutación de otro coronavirus (SARS) que había pasado también de una especie animal a los humanos y cuya epidemia se logró controlar entre los años 2002 a 2004. Este nuevo coronavirus (SARS-Co-2) también tuvo su origen en China (Wuhan, Hubei), todavía no está claro si en el Mercado Mayorista de Mariscos del Sur de China de Wuhan, o un laboratorio. Además de la futura vacuna, existe la opción de esperar que la infección afecte al 60% de la población mundial para poder decir que se ha inmunizado el rebaño. Pero, hasta esta fecha el tema de adquirir inmunidad o no, queda en pausa, se presume que solo se generarán anticuerpos, más no la inmunización a segundos o terceros contagios.
Mientras ambas cosas se dan, debemos mantener algunas medidas simples, pero complejas; quedarnos en casa separados del resto de la sociedad en lo que llamamos distanciamiento social, lavar con jabón y agua las manos frecuentemente, cubrir las mucosas de nuestro rostro: Boca, nariz y ojos, y mantener limpio nuestro entorno. Son muchas las personas en el mundo que están conscientes del riesgo que representa esta nueva emergencia sanitaria internacional. Pasaremos a vivir una nueva normalidad, este mundo sufrirá muchos cambios. Nada volverá a ser como era antes del confinamiento en casa.

El drama informativo del nuevo coronavirus. La cantidad de muertes que ha dejado a su paso, se ha convertido en la noticia de mayor interés por varias semanas o meses, se le considera una señal de alarma a la que no podemos dejar de ver. Cada tarde o noche nos acercamos curiosos a los informativos de la televisión e internet para ser testigos de la nueva cifra (146,198 muertes a esta fecha). Ese número que nos enfría el aliento, y nos pone la piel de gallina cada noche de esta pandemia. Luego de conocer "la nueva cifra" de fallecidos en este día -otra vez- nos sentimos mal, pues el avance de la infección del nuevo coronavirus, todavía, no muestra señales de llegar a su pico máximo para empezar a bajar.

Cada día se repite, sin importar si se trata de una fecha de celebración o descanso, o de un día de teletrabajo (trabajo desde casa en línea) recibimos una nueva versión actualizada de la cifra con las muertes diarias, totales, regionales o nacionales. Las muertes de casos confirmados por COVID-19 de cada país, sobre todo la cifra de las ciudades llamadas "epicentro de la pandemia" son impresionantes, y muchas veces abrumadoras. Muchos médicos que atienden el primer frente de batalla están lidiando además, con la depresión a causa de las muchas bajas. La nueva cifra exacta, completa o no, nos vuelve a encender la alarma. Necesitamos un tratamiento eficaz y una vacuna efectiva. La cifra final podrá o no ser confiable, a falta de suficientes pruebas de laboratorio que confirmen con certeza la causa, pero esta incertidumbre es parte de la crisis misma, y por la falta de preparación de los sistemas sanitarios más avanzados y desarrollados, se entiende que tal vez nunca sepamos cuantas víctimas cayeron.
Jinete apocalíptico
Algunas regiones del mundo mantienen en simultaneo dos o más frentes o crisis; la pandemia por COVID-19 y la epidemia de dengue que había llegado mucho antes. Otras regiones enfrentan la pobreza extrema crónica junto al hambre, y ahora además, la pandemia del nuevo coronavirus, a otras regiones la guerra civil y el virus SARS-Co-2, a otros se les juntaron la injusticia social y el abandono crónico de las instituciones sanitarias con este nuevo coronavirus, a muchos otros el cambio climático y la sequía. Pero la mayoría de estos jinetes apocalípticos solo cabalgaban en modo de silencio selectivo, y no se escuchaban sus alarmas.

Foto satélital de los incendios forestales de abril en nuestra región del mundo.
Las otras cifras en tinta gris pálido que también deberíamos conocer, y sobre todo que no debes ignorar si no vives en China, Europa o los Estados Unidos de América. Se trata de cifras -involuntariamente silenciosas- pero muchas veces más impactantes:
Durante los primeros cuatro meses que han pasado del presente año 2020 de la era común el hambre y las enfermedades relacionadas con ésta, han dejado una estela de 2 millones 667 mil 602 personas muertas. En los últimos años el promedio de muertes anuales relacionadas al hambre son de 9 millones de humanos, no vemos una noticia de última hora (breaking news) irrumpiendo nuestros momentos de plácido ocio para informar de éstas. Nadie parece escuchar, ni tomar acciones, no generan empatía. No se enciende ninguna alarma. Hoy por la noche, una de cada 9 personas en el planeta ira a dormir con hambre, con su estomago vacío.
Mientras, en el otro extremo la obesidad matará a 4.72 millones de personas en este mismo año. Hoy tenemos 800 millones personas obesas, y 822 millones de personas que padecen hambre. Las muertes infantiles relacionadas a la pobreza, hasta este cuarto mes del año, han sido de 1'846,159 de niños menores de 15 años. ¿Escuchas algo? Todavía no suenan las alarmas. (Fuente)
Durante el año recién pasado 2019, en nuestra región del mundo -América- se notificaron 3,139,335 casos de dengue grave confirmados, está alarmante cifra incluye a 1,538 personas muertas infectadas por el arbovirus DEN-1, DEN-2, DEN-3, DEN-4, y DEN-5.
En Honduras -en el año 2019- se confirmaron 112,708 nuevos casos, de éstas 180 hondureños murieron.
Arbovirus DEN inmaduro.
En este año 2020, ya tenemos 11,460 casos confirmados y 9 personas más han muerto por el virus del dengue hemorrágico, la mayoría de las veces asociado a problemas con la escasez de agua potable. La cifra mundial de casos, hasta ahora es de 1'221,495 casos confirmados, y 549 muertes en el mundo por el virus del dengue.
En 2012, el cáncer se llevó a 8.2 millones de personas solo en ese año. Hace dos años 9.6 millones de personas murieron en 2018 por causa del cáncer.
En la mitad del año 2019 la población mundial infectada con el virus del VIH sobrepasó a los 24 millones, afectando sobre todo a mujeres en edad reproductiva, el total de personas infectadas por VIH-SIDA que habían muerto hasta 2019 es de 32 millones en 40 años de la epidemia.
Las personas que fallecen por accidentes de tránsito en carros o coches ascienden a 1.35 millones cada 12 meses, el año 2019 en Honduras la cifra fatal fue de 1,407, y de 1,604 hondureños muertos en el año 2018.
Las enfermedades cardiovasculares llevaron a la muerte a 17.5 millones de personas en el año 2012. Solamente en Honduras representan la segunda causa de muerte, y más de 1.5 millones de hondureños las padecen.  Durante el mes de enero se registró 269 muertes violentas, 112 personas muertas hasta el 11 de febrero de 2020. El año pasado (2019) el registro de muertes violentas cerró en 3,996 seres humanos víctimas fatales de la violencia en Honduras.
El cuerpo humano es el anfitrión de cerca de 60 billones (millones de millones) de virus. NOTA: Las cifras antes mencionadas pudieran variar según las fuentes, y las fechas de consulta.

Seguramente hace 5 minutos no sabías nada de ésto. Vivimos en un mundo complejo lleno de retos, desafíos que no son ni pocos, ni pequeños. Por alguna extraña razón estas cifras no siempre están visibles, y no siempre suenan las alarmas ante nuestra consciencia. Como esta pandemia por COVID-19 y los medios de comunicación en su interacción y dinámica diaria nos ha enseñado, no siempre se obtienen las cifras correctas a la velocidad deseada. Pero aquí veo una increíble oportunidad para esta generación de nuevos auditorios altamente demandantes, exijamos a nuestros informativos que además del valor de las divisas, el combustible fósil, y el nivel del agua en las represas. A diario se nos diga como avanzan esas otras cifras silentes, más impactantes y alarmantes, y sobre todo más antiguas.

La población de la tierra se estima
en 7,700 millones de seres humanos. 
No sientas presión por el desconocimiento y la indiferencia, pero hay siete mil setecientos millones de personas hoy esperando a que hagas algo importante y valioso que cambie a tu mundo. Crisis también significa oportunidad.  Este mundo, como tú lo conocías ya pasó, ya todo cambió, bienvenidos a nuestra nueva normalidad. ¿Y tú cuando vas a cambiar?


1 comentario:

Anónimo dijo...

Es interesante ver como estamos expuestos a diferentes situaciones peligrosas que nos llevan a lo más seguro que tenemos en esta vida, la muerte. Pero a pesar de ello Dios es fiel y nos sigue protegiendo.