02 agosto 2022

Importancia de los receptores táctil-C

Hoy es uno de esos días en que me saldré de la caja y experimentaré iniciar una platica un poco fuera de lo habitual en este, tu blog favorito. Espero que lo disfrutes y que valga el riego.

¿Sabías que...? La temperatura de 34 grados Celsius de la punta de tus dedos activa una red de receptores táctil-C en tu piel. La última frontera de tu cuerpo; la piel. Posee una matriz de terminales nerviosas que en solo unos milisegundos filtra cada contacto que le alcanza a tocar. Esta increíble red de receptores del tipo táctil-C es capaz de comprender si se trata de un contacto hostil o de contacto amistoso y agradable. Los movimientos suaves, lentos producto del contacto entre personas son entendidos como caricias y a su vez activan la sensación de placer en esa parte de la piel. En la punta de nuestros dedos y a lo largo de la piel de nuestra espalda vamos a localizar a muchos de estos receptores. 

En el año de 1995, se comenzó a estudiar esta capacidad sensorial de nuestra piel. Entonces, supimos que se trataba de un nuevo sistema, antes no conocido. Los estímulos del tacto viajan por esta red alrededor de 2 segundos, antes de alcanzar hasta llegar a nuestro cerebro donde finalmente son filtrados. Los receptores táctil-C se encuentran en la piel con vellos y están ausentes en la palma de la mano, las mucosas y en los genitales. Su estimulación -por caricias- activa un área del cerebro que se ha relacionado en  anteriores investigaciones con el proceso de emociones positivas.

Para lograr activar este sistema sensorial de receptores táctil-C se deben combinar algunos factores comunes como; tacto con movimiento suave, lento, temperatura idónea de 34 grados Celsius, que este contacto no sea producido por la misma persona que lo recibe. Esto sucede porque el cerebro suprime este estimulo cuando el contacto lo origino yo mismo, las caricias propias no producen el mismo estimulo que en aquel caso en que provengan desde otra persona.
Cuando el cerebro define qué la sensación recibida se trata de una caricia agradable, entonces el cerebro reacciona y premia este estimulo con algo de oxitocina. Cuando la persona que recibe el estimulo está ilusionada o enamorada el premio de oxitocina que se entrega se percibe mucho más intenso. Otro factor que suele afectar esta percepción, está ligada en si la persona que provoca el estimulo agradable es parte del grupo íntimo o no. 
Los receptores táctil-C mandan señales de placer al cerebro cuando la velocidad de la caricia oscila entre 1 y 10 centímetros por segundo. Si la velocidad es menor o mayor, no se producirá la sensación placentera. O bien, no se activan esta red de fibras sensoriales. La mayor activación del receptor, corresponde con la mayor sensación de placer, se produce a una velocidad de 1, 3 a 10 centímetros por segundo.

El distanciamiento social y el aislamiento producen el efecto contrario. Pues experimentamos un vacío profundo de oxitocina. Ante este déficit el cerebro va a buscar cómo compensar la falta del premio y de su efecto agradable. Lo que va provocar un incremento del cortisol; también conocida como la hormona del stress. Por eso observamos que muchas personas buscan como un substituto compensatorio la ingesta de alimentos y bebidas. Sobre todo hay una preferencia a las combinaciones de harinas, grasas y azúcar.

Cuando experimentamos un accidente y recibimos golpes u otra experiencia traumática, la reacción en automatismo que genera nuestro cerebro es sobar la piel sobre la zona afectada. Aplicamos movimientos lentos y suaves lo que en algunos segundos tiende a calmar el dolor sobre la misma zona. La eficiencia de una caricia agradable sobre una zona dolorida es más ágil y rápida que la respuesta que se obtiene de escuchar palabras de alivio. Las caricias activan esta red de receptores táctil-C y su mensaje al cerebro bloquea los otros mensajes que también viajan al cerebro de forma síncrona, al bloquear la sensación de dolor empezamos a experimentar alivio en la zona golpeada.

La neurobiología del dolor, se encarga de estudiar este proceso de alivio. Pero, muy poco la del placer. Por esta razón, investigadores de la compañía Unilever y de la Universidad de Carolina del Norte, se propusieron comprobar cómo se codifican las sensaciones táctiles agradables; las caricias. A partir de un estimulador táctil robótico, que desliza un pincel sobre la piel del antebrazo de una persona con una velocidad y una fuerza que puede variar, los investigadores han comprobado que son los mecanorreceptores del tipo táctil-C, entre todos los presentes en la piel, los encargados de responder a los estímulos lentos y ligeros. Se han medido directamente las veces que se disparaban estas terminaciones nerviosas libres y la intensidad de las señales mandadas al cerebro.
En las palabras de la compañía Unilever, que produce líneas completas de productos de cuidado personal y cosmética "Esta investigación indica que estamos hechos para disfrutar del acto físico de cuidarnos", indica Francis McGlone.
¿Sabías que..? Un abrazo afectuoso de entre 8 a 10 segundos de tiempo, posee además beneficios a largo plazo.
Curiosamente, hoy acariciamos más la superficie de las pantallas táctiles del teléfono, del tablet o del laptop, que la piel de las personas en nuestro entorno inmediato. Te deseo éxitos totales y un fuerte abrazo.

Que estés bien,



No hay comentarios: