01 junio 2021

Observar desde fuera de la caja.


La frase pensar fuera de la caja, es una metáfora para invitar o retar a su auditorio o destinatario a pensar de forma no mecanizada o convencional. Algunos asumen que surgió allá por la década de los setentas con algunas dinámicas de grupo que motivaban al equipo a salir del cuadro para resolver la tarea solicitada en lugar de intentar infructuosamente resolverla desde su interior. Se trata de un reto a movernos de nuestra zona de confort para innovar, buscar soluciones creativas, nuevas alternativas, promueve ideas no copiadas o repetidas con anterioridad, es pensar diferente. En breve se trata de cuestionar lo convencional y convertirlo en algo inesperado, y crear soluciones con conexión emocional con el usuario final.
Nos demanda abordar los problemas de una manera innovadora, definir la situación de manera única y entender que la solución al problema está fuera de todas las herramientas y opciones que se han utilizado hasta ese momento. El reto está en dejar de observar los limites y ver la pintura completa, abandonar la abstracción de un pequeño espacio y pasar a observar la escala real de todo el universo. Olvida, desatiende los limites visibles o invisibles que había por allí.
En la fotografía se invita al fotógrafo a moverse alrededor del punto de vista tradicional para ensayar nuevos puntos de vista de los temas tradicionales que se abordan a diario desde atrás de la cámara. Así podrá descubrir nuevas formas de contar esas historias millones de veces contadas a través de otros actores.
Es una invitación para asumir algunos retos controlados, nos exponemos a ideas no ensayadas por los antiguos o actuales limites.
Al científico Albert Einsten se le atribuye la frase: Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Cuando siempre repetimos el mismo proceso, cuando siempre hacemos la misma secuencia de pasos, cuando siempre caminamos el mismo camino, llegamos siempre al mismo lugar. El método científico nos conduce a ese callejón, cada vez que lo vuelvas a repetir deberás obtener este mismo resultado.

Si en lugar de entrar a la caja del laberinto, buscamos desde afuera de esta un camino más directo, con menos pasos, más ágil, con menos obstáculos y barreras. 

Para el psicólogo americano Joy Paul Guilford y padre del concepto de creatividad, el pensamiento divergente es algo diferente a la creatividad. Lo usamos cuando generamos múltiples alternativas a partir de una información existente. Pensar de manera divergente es explorar nuevas posibilidades alejadas de lo que normalmente pensaríamos con libertad y sin peros. Quienes adoptan y aplican el pensamiento divergente se suelen relacionar profundamente en las actividades, son muy independientes y capaces de regular su propio trabajo. Perciben las diferentes caras de cada situación. Si se lo proponen, pueden hacer grandes aportaciones en su entorno social ya que poseen un alto nivel de autoconfianza. Disfrutan con los retos y son capaces de  entusiasmar a otros con sus proyectos. Se colocan de ejemplo ya que encuentran nuevos caminos para resolver los problemas.
Del idioma inglés -Disrupt- hemos adoptado la idea de ruptura brusca; disruptivo. Entendemos que una idea disruptiva es aquella que provoca rupturas bruscas en la forma en la que se compite en un mercado, cambiando las reglas del juego. La ruptura brusca o disrupsión rompe esquemas, que salta patrones definidos y permite conseguir una mejor forma de hacer las cosas, ya sea resolver un problema, optimizar procesos, crear nuevos productos y/o servicios.
En su propuesta de innovación disruptiva, Clayton M. Christenen, propone que avancemos en la siguiente ruta de pasos. Crea una solución con técnica y tecnología (herramientas) y funcionamiento diferente, enfócate en en el mercado secundario, aquel que está menos atendido y donde hay menos competidores, esto permite a tu solución crecer en el mercado y adquirir mayor valor, así los clientes del mercado más competitivo te descubrirán y adoptaran de manera orgánica y habitual. Ten en mente que siempre existen sectores del mercado poco atendidos (oportunidad) que está sediento de una transformación, alcanza una posición de dominio en ese mercado, se constante al innovar nuevas ofertas con frecuencia, agrega más valor para alcanzar segmentos más competidos, iguala tu oferta con los mejores. Tu combustible para esta tarea serán altas concentraciones de creatividad y libertad. Recuerda que las grandes ideas comienzan en pequeño. Resumiendo enfócate en las personas, la tecnología y el modelo de negocio.

Empuja a tu mentalidad a salir del cuadro pequeño adoptando nuevas posiciones y formas de observar el entorno, por ejemplo:
Evita el uso de las palabras no ó pero, ábrete a las posibilidades de manera profunda. Pregunta si tienes una duda. Responde las dudas que surjan de otros. Busca información investiga bien y valídala con fuentes confiables. Tómate el tiempo suficiente para observar y reflexionar. Acepta las ideas de otros, no quieras pensarlo todo tú. Cambia las rutinas, decídete a empezar el día diferente, a ir por rutas diferentes. Recuerda que la experiencia o archivos viejos nos permiten elaborar juicios pero también nos limitan a observar otros enfoques. Ponte en el lugar de los otros. Practica ejercicios de tormenta de ideas sin cuestionar, ni juzgar a otros. Construye una zona segura y de confianza para la buena comunicación. La creatividad, nuevas ideas demandan ser libres de prejuicios. No tengas miedo de ser original. Disfruta de la expansión y creación de tus nuevas cajas de pensamiento, esto te permitirá crecer e incluso innovar.

Ejercicios para salir de cuadro y de su interior. Escribe el tema principal a tratar en el centro de un círculo. Ahora, escribe alrededor de este círculo principal otras ideas asociadas que se te van ocurriendo. Cuando consideres que algunas de esas ideas pueden conducirte a un nuevo patrón con potencial ganador, haz un círculo a su alrededor. A medida que el mapa se desarrolla, tu mente se irá abriendo y dando lugar a ideas no imaginadas.
Crea tres columnas. En la primera columna de la izquierda, escribe todos los conceptos posibles sobre el tema que quieres mejorar; en la segunda en el centro, redacta las palabras que se te ocurran sobre el concepto que más te interese de la primera lista; y en la tercera a su derecha, escribe términos opuestos a los de la primera columna. Con cuadros o círculos conecta aquellas palabras, de las tres columnas, que pueden estar relacionadas.
Durante este nuevo esfuerzo aprenderás muchísimo. Cada vez que llevas a cabo una actividad generas un resultado. Y a veces puede que no obtengas el resultado deseado, pero de que obtienes algo, siempre obtienes algo. Si es un resultado exitoso, entonces seguirás buscando la manera de aplicarlo a otras situaciones. Y si no fue exitoso, o simplemente el resultado fue distinto a lo que esperabas, usarás ese aprendizaje y experiencia en problemas o situaciones similares a los que te enfrentes en el futuro.
Medita en esta dirección. Si uno de mis amigos hubiera dado con una nueva solución probablemente sería esta. Pero, ¿Cómo la podría mejorar, y qué pasaría si, y si lo iniciamos muy diferente, y si lo movemos a un nuevo escenario, y si definimos este problema de otra forma, y si dejo atrás la manera en que a mi se me enseñó? Adoptar un pensamiento más critico hacía lo que hacemos ahora.

Cosas que podemos hacer a diario y mejorar en esta tarea; escribe un poco cada día, medita en tus escritos y en las historias de ese día, explora y cuestiona.

El pensamiento lateral -Edward de Bono- es una forma imaginativa de resolver  problemas. Ni se juzga, ni se valora. Nos libera del efecto restrictivo de las ideas existentes y dominantes. Es una visión diferente de conceptos que hasta entonces considerábamos escritos en roca o inmutables. Nos invita a explorar un nuevo modelo diferente al actual. ¿Y que pasaría si...? Desde un escenario sin limites y de mayor libertad podríamos descubrir posibles soluciones innovadoras y duraderas.

Sal de lo común, deja el confort, baja del tren, salte de la lancha, vuela un rato sobre tu escenario cotidiano, imagina sin limites.

Qué estés bien.



No hay comentarios: