07 agosto 2009

La música en el cine.

Poster del musical Vaselina (Grease)
Antes del 06 de octubre de 1927, fecha en que se estrenó "The Jazz Singer", el cine ya tenía música a través de pianistas y pequeñas bandas de músicos que trataban desesperadamente de disminuir el fuerte ruido que producía -entonces- el proyector de cine. The Jazz Singer (1927) fue la primera película sonora (sincronizó el audio con imágenes en el mismo soporte, la película) de la historia del cine, y sólo tres años más tarde el cine sonoro dejó de ser un raro experimento y terminó superando al cine mudo.
Audio óptico en cine (Foto de Sergio Andino)
Este cambio produjo muchos temores, el cine sonoro ganó amigos y enemigos por todas partes. El rechazo al cambio quedó aquí demostrado una vez más. A los seres humanos en general nos causa incertidumbre y temor enfrentar los cambios y nuevos retos, ya sea por quedar enamorados o muy acostumbrados en alguna medida al viejo conocimiento o por desconocer lo que trae lo nuevo.
El mismo Charles Chaplin evitó hablar en el cine sonoro y fue hasta 1941 que lo hizo cuando presentó "El gran dictador". Antes sólo había incluido música y efectos sonoros sincronizados.
La featured music -música incidental (de fondo o de escena)- es un complemento a los diálogos de los actores, ayuda a completar las emociones y los sentimientos, construye un flujo continúo de emociones que permite al auditorio percibir como una misma unidad los cortes que se dan entre una toma y otra toma. La banda sonora llamada también film score también suele incluir una mezcla del diálogo de actores y efectos de sonido, y comprende una serie de piezas orquestales, instrumentales o corales llamados marcas o señales que están programados para comenzar y terminar en puntos específicos durante la película con el fin de profundizar la dramática narrativa y el impacto emocional de la escena en desarrollo. La música incidental cumple con dos funciones dentro de la película; por una parte, puede ayudar a expresar un sentimiento o un estado emocional, lo que se llama música expresiva, o, por otra parte, la música puede servir de telón de fondo acompañando a la escena, la llamada música estructural.
Además, a diferencia de la anterior está la música accidental o diegética -source music- que es aquella que surge de elementos presentes en escena, como puede ser una radio, un equipo de sonido, una orquesta o banda que esté interpretando ante las cámaras, etc.; es habitualmente la que oyen los personajes en el desarrollo de la película en sí, y permite una perfecta ambientación; puede ser escrita para la ocasión o extraída de otras fuentes, y ser interpretadas in situ o formar parte de la composición; también se le exige que pertenezca a la historia narrada.
Una banda sonora original se compone generalmente de un tema de inicio, que da comienzo a la película o vídeo juego o vídeo que acompaña; la música de fondo, que se compone de varios temas, cantados o instrumentales, que representan el grueso de la banda sonora; y el tema final, que es la canción que suena al final de la película, juego o programa, junto con los créditos.
Poster del musical Chicago.
En 1908 se crea la primera banda sonora original para una película; la compusieron Camille Saint-Saëns y Mihail Ippolitov-Ivanov para "El asesinato del duque de Guise", y "Stenka Razin". En los años que siguieron los estudios de cine empezaron a contratar a sus propios compositores para sus películas como una norma. Es entre 1929 y 1933, los grandes estudios crean sus departamentos musicales, y acaparan músicos, arreglistas y orquestadores; se concibe a la música como centro de atracción del sonoro, y por eso se producen filmes con partituras que sirven de acompañamiento a los números coreográficos. Así pasarán algunos años hasta que se vea la función narrativa, descriptiva y dramática que puede tener la música incidental.
Los primeros musicales surgen a finales de los años 20, y son los producidos por Busby Berkeley, para la Warner, en Broadway, que solían contar con complicadas coreografías de agrupaciones de coristas haciendo formas de flores, de instrumentos o de la bandera americana; en ellos la música incidental es siempre diegética, porque se interpreta como parte de un gran espectáculo, que deslumbra al oyente. Este hecho que ya se daba en el teatro queda superado en el cine al poder filmar, desde diferentes perspectivas, las complicadas coreografías, y montarlas en secuencias fundidas. Entre los músicos que colaboraron en estos musicales tenemos a Harry Warren y Al Dublin, y entre los actores a Al Jolson, Fanny Brize y Ginger Rogers.
En la década del 30, mejoró y se profesionalizó la producción musical pasando de ser solo un acompañamiento a subrayar ciertos momentos claves de la historia. La película King Kong sincronizó totalmente la música original con la imagen por primera vez. En los 40 los compositores empezaron a llegar del teatro, de las salas de conciertos, de la ópera, de la radio, y de la música clásica.
En los 50 la música de Jazz ligera y fresca hizo su gran entrada, mientras la música para la televisión comenzaba a amenazar y competir con el cine sonoro. El público de las salas de cine empieza a notar de forma especial la música y comienzan a producir temas musicales más "vendibles" que pudieran facilmente editarse en forma de disco de larga duración, "Moon River" compuesta por Mancini y Mercer para "Desayuno con diamantes" vendió poco más de un millón de copias. Los 60 fueron años de renovación para los compositores que habían destacado, sobre todo en el género del viejo oeste americano.
En los 70 John Towner Williams y sus orquestaciones revolucionaron las salas de cine sonoro. Y aparecen también con fuerza los músicos de temas populares que captan grandes auditorios y reducen costos. Los 80 marcados por la entrada del sintetizador de Vangelis, Jarre y Sakamoto.
en la última década del pasado siglo XX se vuelven a introducir aquellos temas que no fueron creados originalmente ni de manera exclusiva para el cine y aparecen en algunos casos de recopilaciones de temas que habían sido éxitos de la radio años atrás.
Esta década de inicio del siglo XXI trae sus propias aventuras musicales. ¿Cuales son a tu gusto los más destacados compositores de banda sonora original que más te han impactado a la fecha? ¿Cual es tu musical favorito? Los miserablesBurlesque, Chicago, Moulin Rouge, Jesucristo súperestrella 2000Romeo and Juliet, Nine, Mamma mia!, Grease, Hair, Moulin Rouge, Rock of the ages, Footloose, u otro escribe tu opinión y déjanos conocer a tu favorito, y sobre quién es tu compositor favorito de bandas sonoras originales.
Sobre este tema vamos a tener más cosas que compartir en próximas entregas de Pensamientos Maupinianos. Te invito a leer también La música y los medios: autorización musical.

Que estés bien,
Mauricio Pineda


El autor de este post es publicitario, creativo y productor audiovisual y ha incursionado exitosamente como docente universitario para el Instituto de Mercadotecnia y Publicidad de México, así como en la UNITEC en Honduras desde hace más de veinte años. Es asesor publicitario independiente, redactor de artículos sobre publicidad, conferencista y blogger.

1 comentario:

Tania dijo...

Hola Mauricio:

Gracias por ilustrarnos sobre éste tema. No encontré un post de cortometrajes, pero aquí le dejo éste que me encantó, que fué premiado y le va muy bien a alguien tan dinámico como Ud. You are great! Se llama "Validation" que lo disfrute.

http://www.youtube.com/watch?v=Cbk980jV7Ao