29 mayo 2014

Retratos Glamour de Hollywood.


Veronica Lake
Grace Kelly, uno de los rostros más bellos de su generación.


Hubo una época dorada en donde la exitosa fábrica de cine de California desarrolló su mayor impacto e influencia sobre las multitudes amantes del cine gracias a la robusta estructura del star system de Hollywood para la promoción de actores y actrices referentes que ayudarían a llenar las salas de cine en todo el mundo en los años 1930 y 40. De esta manera los grandes estudios aseguraban que el público visitara las salas de proyección de los cines atraídos por la belleza de los rostros de sus divas y estrellas envueltas en un halo de glamour y portando ropas de gala aristocrata o de la realeza europea o asiatica.

Entonces no usaban flashes -lámparas de destellos- se trabajaba con lámparas de luz continua de tungsteno, y rebotadores casi de las mismas que usaban para filmar, los actores posaban dramaticamente sin moverse como congelados por unos instantes, los filtros de las cámaras de fotografía eran solo un trozo de media blanca colocada en el frente de los objetivos para eliminar las imperfecciones y las líneas más duras, o bien filtros con baselina transparente. Ya que las imágenes de glamour intentan mostrar el sujeto en la mejor luz posible, inmediatamente se volvió necesario ocultar las imperfecciones. El maquillaje –MaxFactor- se empezó a usar para esconder manchas, pequeñas imperfecciones y arrugas. La iluminación también es importante para el fotógrafo de glamour la luz tenue, usualmente difusa o de rebote, produce imágenes más suaves.
Joan Crowdford.
Paramaount y Metro-Goldwing-Mayer (MGM) fueron los estudios más prestigiosos y los pioneros en explotar el glamour de sus estrellas, con las que blindaban contratos en exclusividad.
Greta Garbo, por Clarence Sinclair.
Para la MGM trabajó durante toda su carrera Clarence Sinclair Bull, autor de la famosa foto del director inglés Alfred Hitchcock dirigiendo al león de los estudios, quien además fotografió prácticamente de manera exclusiva desde 1929 a 1941 a Greta Garbo.
Hitchcock ante la lente de Clarence Sinclair Bull.
En MGM también trabajó la única mujer retratista de Hollywood, Ruth Harriet Louise, que acabó con los retratos sobrios para imprimir el matiz de la sensualidad del modelo, humanizándolo pero sin hacerle perder el brillo, como hizo con Lon Chaney, Joan Crawford y Greta Garbo. Inició en la MGM con sólo 22 años en el verano de 1925, su carrera duararía 5 años prolíficos. Su apellido era Goldsmith, era judía e hija de un rabino de NY, era heramana del Director de cine Mark Sandrich.
Joan Crawford por Ruth Harriet.
Otro fotógrafo que consiguió hacer más atractivas a las estrellas fue George Hurrell, que hizo sus mejores trabajos con Joan Crawford, la actriz que más disfrutaba siendo fotografiada antes de Marilyn Monroe, y que consiguió sacar a Marlene Dietrich más guapa que nunca, según cuenta Robert Dance. Hurrell, es ampliamente conocido como el Grand Seigneur of the Hollywood Portrait. Sus fotografías de actrices de los años dorados de la meca del cine se han convertido en iconos, no sólo de las actrices que aparecen en ellos, sino de toda una época que evoca glamour, talento y drama. Con su técnica creó un completo lenguaje visual que aún es imitado por muchos fotógrafos. Además a Hurrell se le considera un genio en este tipo de retrato y el mejor representante de este género fotográfico. Thalberg y Shearer quedaron tan impresionados con sus retratos le valieron como director de la galería de retratos de MGM en 1930. En los próximos dos años, Hurrell ya había fotografiado a todas las estrellas de la MGM, desde Joan Crawford, Clark Gable y Greta Garbo hasta Wallace Beery y Marie Dressler, pasando por Dorothy Jordan, Myrna Loy, Robert Montgomery, Jean Harlow, Rosalind Russell y Carole Lombard. Su obra establecía una nueva norma para los retratos de Hollywood, incluso inspiró un nuevo nombre para el género la fotografía de glamour. Después de unos desacuerdos con la MGM,estableció su propio estudio en Sunset Boulevard, al que las estrellas acudirían en masa.También trabajó para Warner Bros, ayudando a crear las carreras de estrellas como Bette Davis, Humphrey Bogart, Ann Sheridan, Olivia de Havilland, Alexis Smith, Maxine Fife, Errol Flynn yJames Cagney, y Columbia, fotografiando a Rita Hayworth. También a Katherin Hepburn, Jean Harlow, John Payne y muchos más.Tras servir en la guerra en la Unidad de Cine de la Fuerza Aérea de EEUU, Hurrell regresó a Hollywood, pero se encontró que su viejo estilo del glamour ya no estaba de moda, y se trasladó a Nueva York, donde continuó fotografiando en publicidad y moda en los años 50. En 1956 se trasladó definitivamente a California. Desde 1965 se instaló una exposición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York que revivió el interés por su obra, su trabajo ha sido exhibido en museos de todo el mundo y volvió a fotografiar estrellas de cine como Liza Minelli, Paul Newman, Robert Redford. Sharon Stone, Brooke Shields y John Travolta, Warren Beatty, Annette Benning, y Natalie Cole.

Marlene Dietrich retratada por George Hurrell.
Los hermanos Marx.
Ted Allen fue el fotógrafo principal de Jean Harlow y también se labró una buena reputación con los actores, como Robert Taylor, James Stewart o los Hermanos Marx. Por su parte, Laszlo Willinger, imprimía a sus imágenes un aire de sofisticación europea, fue el fotógrafo preferido de Vivien Leigh y Eric Carpenter fue el encargado de retratar a las últimas estrellas de la MGM, Lana Turner, Esther Williams y la pareja Judy Garland con Mickey Rooney.
Vivien Leigh.
Lana Turner.
En Paramount, Eugene Robert Richee fue el encargado de dirigir el departamento fotográfico durante 20 años y fue el primero en explotar la belleza masculina con memorables imágenes de Gary Cooper, que, según Kobal, se sentía un poco avergonzado cuando lo fotografiaban y prefería estar delante de una cámara de cine.
Gary Cooper.
Audrey Hepburn.
El encargado  de llenar el espacio de Richee en la Paramount -quien se fue a Warner Brothers- fue A.L. "Whitey" Schafer, autor de la mayoría de retratos de Veronica Lake y que en al principio de los 50 trabajó con las nuevas estrellas de Paramount, como Elizabeth Taylor y Montgomery Clift, juntos en Un lugar en el sol (1951); tras su muerte en 1951, lo sustituyó Bud Fraker, encargado de fotografiar a Audrey Hepburn en sus dos primeros filmes, Vacaciones en Roma (1953) y Sabrina (1954).
Elizabeth Taylor y sus ojos azul violeta.
Warner Brothers, además de ser conocido por sus películas de acción y aventuras y sus musicales, lo fue por sus actores con rostros y personalidades distintivas, como Jimmy Cagney, Barbara Stanwyck, Olivia de Havilland y especialmente Bette Davis. Fue precisamente el fotógrafo Elmer Fryer el encargado de que Bette Davis saliera guapa pero siempre pareciera Bette Davis, cuenta Dance.
Bette Davis.
A otro fotógrafo de Warner, Mickey Marigold, le debemos las instantáneas del Ronald Reagan actor y a Floyd McCarty las imágenes de la corta y mítica carrera como actor de James Dean en sus tres películas, Al este del Edén (1955), Rebelde sin causa (1955) y Gigante (1956).
Ronald Regan, que también llegaría a presidente de su país.
James Dean.
Marilyn Monroe. 
En la RKO, Ernest Bachrach fue el encargado de fotografiar a su principal estrella, Katharine Hepburn, y en convertir su anguloso rostro andrógino en arquetipo del glamour de los 30. También posaron para su cámara Carole Lombard, Michele Morgan o Ingrid Bergman y en los 50 fotografió a la nueva generación de estrellas encabezada por Marilyn Monroe y Clint Eastwood. Otras estrellas del estudio, como Fred Astaire y Ginger Rogers y Orson Welles, en el rodaje de Ciudadano Kane (1941), posaron para la cámara de John Miehle.
Katherine Hepburn.
Otro de los grandes estudios, Universal, especializado en películas de terror y que parecía no tener tanto interés en la imagen, también guarda grandes instantáneas de actores como Boris Karloff y Bela Lugosi, de Roman Freulich.

Bela Lugosi, mejor conocido por su papel de Drácula.
Hoy día gracias en mucho a las modas retro, el Art Vintage ha tomado mucha fuerza y cada vez hay más personas buscando Hollywood Glamour portraits. Se trata de retratos llenos de misterio, drama, sensualidad, miradas fuera del cuadro, la iluminación producía una sombra dura en forma de triángulo bajo la nariz y el cuello como si se tratase de un sello de alta calidad.

La fotografías de los actores y actrices eran muy importantes para los estudios ya que hasta antes que se convirtieran en estrellas aclamadas de las películas, se comercializaban sus fotografías haciendo que el público, los reconozca familiarmente e identifique, para que se sientan relacionados con ellos y así podían lograr las películas taquilleras. Puedes ver como este genero sigue teniendo seguidores que han modernizado la técnica y los equipos, hacer click aquí. Destacan en este género de retrato fotográfico los proyectos realizados por:

4. Bob Landry
10. John Kobal
11. Ted Allan. 
14. Ruth Harriet Louise junto a otros casi 70 fotógrafos de la época.
Ann Sheridan
Esperando que hayas disfrutado de este tiempo y de esta breve introducción a un genero del retrato en blanco y negro que definió a toda una época. Te comparto un taller para fotógrafos de retrato que te facilitará su práctica, para ver hacer click aquí.

Que estés bien,

Mauricio Pineda

El autor de este post es publicitario, creativo y productor audiovisual y ha incursionado exitosamente como docente universitario para el Instituto de Mercadotecnia y Publicidad de México, así como en la UNITEC en Honduras desde hace más de veinte años. Es asesor publicitario independiente, redactor de artículos sobre publicidad, conferencista y blogger.


No hay comentarios: