04 junio 2010

1995, ha llovido mucho desde entonces...

...Y la tierra dio muchas vueltas. En 1995 pasaron muchas cosas, eso no es ninguna novedad. La Unión Europea recibe a tres nuevos miembros, Rusia y Chechenia inician una guerra, Kóbe en Japón sufre un terremoto, Israel se retira de la zona de Arba en Jordania, la ONU se retira de Somalia, en Oklahoma un ataque terrorista deja 168 muertes, Microsoft lazó Windows 95, asesinaron al primer ministro israelí Isaac Rabin, la guerra en Angola finalizó, se firmó un acuerdo de paz en Bosnia, los Rockets de Houston ganaron la NBA de ese año, ese año también se estrenaron en el cine Pocahontas y Toy Story.
Para mi ninguna noticia fue tan especial ni espectacular como la que les comparto hoy.
Un viernes 02 de junio -cuando todavía era muy temprano por la mañana- una pareja ingresaba al hospital La Policlínica, esta sería solo la primera gran aventura de su vida, luego vendrían dos aventuras más. Ese día sin saber lo que pasaría, sin conocer exactamente que es eso de ser padre y madre ellos dos se reportaron con la enfermera que tramitaba los ingresos a sala de maternidad y labor de parto en el turno de la mañana.
Los ultrasonidos que se usaron durante todo el monitoreo del embarazo habían anunciado con alegría que una linda niña venía en camino. De hecho, para cuidar de la salud de ambas -madre e hija- no se cumplieron los 9 meses, y se programó una fecha para el nacimiento en el séptimo mes.
Primera foto de Maryfer.
Mientras la futura mamá quedaba ingresada, y se aplicaba suero para inducir el parto, al futuro padre no le quedó otra opción más que retomar sus labores y se dirigió a trabajar en esos días a un canal de TV. Durante toda la mañana parecía no haber mayores avances. La tarde también pasó igual, seguían aplicando suero pero no terminaba la labor de parto. Finalmente esa noche entraron al quirófano y practicaron una cesárea de urgencia, y en unos minutos salia por las puertas del quirófano una enfermera con una linda bebé, todavía no la habían limpiado y preguntó -antes de abrir las puertas del elevador que le llevaría a neonatología- quién era el papá de la bebé, un poco confundido todavía por no acostumbrar a ser llamado "papá", él tardó unos segundos en decir: -Yo soy, aquí estoy.
La mamá también estaba muy bien, así que la alegría no podía ser mayor; bebé sana y madre sana, había que esperar que la mamá se recuperara por completo y volviera a su cuarto a descansar. La familia y amigos empezaron a llegar desde esa misma tarde, algunos esperaron para ser testigos de la novedad, otros se sumaron horas después en la noche y la mañana del siguiente día. Había mucha alegría en la familia era la primera nieta de ambas partes y la primera hija de sus padres.
Parece increíble, al ver para atrás, cuan rápido pasan 15 años, 180 meses, 5,475 días, 131,400 horas de vida, y en cada uno alguien se ocupó cuidándote en cada paso, en cada respiro, en cada latido. Gracias a Dios por cuidarte tan bien todo este tiempo. La vida pasa veloz como un suspiro, al mirar adelante es difícil saber todas las sorpresas que vendrán y espero todas sean muy agradables y positivas, solo al ver para atrás podemos descubrir la velocidad de la dimensión tiempo. No podemos ser observadores tenemos que ser actores protagonistas, pues todo va pasando tan rápido.
Mauricio y María Fernanda.
Cuando esos ojos me miraron la primera vez o cuando me miran hoy siento que no tengo opciones para decir que algo no se puede lograr, que no sé o que desconozco algo, que cualquier excusa es buena oportunidad para intercambiar sonrisas, o que las miradas cruzadas son sólo un pretexto para lanzar un beso por el aire. Su mirada no refleja ni el mar, ni las estrellas, pero cada vez que los veo -sus brillantes ojos- me hacen valorar el milagro de la vida, el regalo de vivir, sus ojos me hacen suspirar igual que la primera vez que los miré.
Espero que pases un feliz cumpleaños, 15 años o 40 años no son nada...seguiremos aprendiendo.

Actualización: Hoy llegaste a los 21 años mi bella.


Que estés bien.
Éxitos!

Mauricio Pineda




El autor de este post es publicitario, creativo y productor audiovisual y ha incursionado exitosamente como docente universitario para el Instituto de Mercadotecnia y Publicidad de México, así como en la UNITEC en Honduras desde hace más de veinte años. Es asesor publicitario independiente, redactor de artículos sobre publicidad, conferencista y blogger.