29 abril 2010

Cómo se clasifican las películas que vemos?


Estoy en la sala de cine, o en casa frente a la tele y me surge la inquietud cada vez que inicia una película y no sé porqué o como se alcanzó dicha letra o clasificación.
La industria del cine de Hollywood de la manera más inteligente desarrolló un instrumento para clasificar las producciones cinematográficas (Film Ratings) sin recurrir a instancias gubernamentales de censura, mismas que podrian ser muy duras y detener todo o casi todo, pudiendo así herir de muerte a dicha industria. Hablamos de la MPAA y su tabla de calificación.
Los criterios que comúnmente suelen tomar mayor peso son el nivel, cantidad y frecuencia del uso de la violencia y la sensualidad para otorgar una de esas raras letras. Pero también se incluyen el contenido de lenguaje adulto o grosero, desnudez, sensualidad, consumo de drogas ilegales (no tabaco, ni alcohol) y su frecuencia de uso o aparición. A pesar de existir criterios generales para su aplicación puede llegar a variar, algunas cosas se permiten en algunas películas pero no en otras que recibieron distinta clasificación.


Si han sufrido de esa misma inquietud. Les comparto algunas notas que de una manera muy amplia ayudarán a aclarar el panorama de esas raras letras de los Film Ratings:
  1. G: Audiencias en general. Toda la familia, niños y adultos.

  2. PG: Bajo supervisión de un adulto como compañía de menores. Puede existir algo de violencia y desnudez.

  3. PG-13: NO se aconseja para menores de 13 años sin sus padres.

  4. R: Restringida para niños de menos de 17 años que no sean acompañados de sus padres.

  5. NC-17: Prohibida a menores de 18 años. No solo por sus contenidos obscenos y pornográficos.(Legalmente niños o menores de edad no deben exponerse a este contenido).
La próxima vez que aparezca esta cajita con letras muy rápidamente podremos saber ante que nos enfrentamos en el cine o en la pequeña pantalla de nuestra casa.


Independiente de la ayuda que nos pueda prestar estar atentos a las letras que aparecen rápidamente sobre la clasificación de las películas, tanto los más jóvenes y los adultos de cualquier edad deberíamos tener criterios propios o individuales sobre lo que dejamos que ingrese a nuestra mente, al final seremos nosotros como individuos los que cargaremos con su consecuencia; positiva o negativa. Como colectivo o grupo de personas que formamos parte de la sociedad que consume y paga por este tipo de contenidos también tarde o temprano nos tocará cargar con las consecuencias de consumir contenidos con violencia y sexo más todo lo que después surja de éstos.
Por si no lo sabías, por la MPAA pasan este proceso de calificación no solamente las películas que miramos el fin de semana, sino también alredor de 60,000 piezas publicitarias anualmente, desde spots de TV, publicidad gráfica, publicidad exterior, cuñas de radio, afiches y demás material BTL que se utiliza en la promoción de las mismas películas.
Hasta otra entrega de Pensamientos Maupinianos.
Que estés bien.

Mauricio Pineda


El autor de este post es publicitario, creativo y productor audiovisual y ha incursionado exitosamente como docente universitario para el Instituto de Mercadotecnia y Publicidad de México, así como en la UNITEC en Honduras desde hace más de veinte años. Es asesor publicitario independiente, redactor de artículos sobre publicidad, conferencista y blogger.

No hay comentarios: